Acerca del ministerio religioso-educativo y catequetico de la Iglesia Ortodoxa Rusa

El documento aprobado por la decisión del Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rusa el 27 de diciembre de 2011 (Diario № 152).

La fe cristiana se basa sobre la Divina Revelación proclamada por los profetas y apóstoles. «Dios, de muchas maneras y modos habló a los padres por los profetas desde los tiempos antiguos, en estos últimos días nos ha hablado por su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, y por quien asimismo hizo el universo» (Hebreos 1:1-2). Una de los nombres que con más frecuencia se encuentran en el Evangelio de Cristo el Salvador, que nos presento la plenitud de la revelación divina – Maestro. El proclamaba el acercamiento del Reino de Dios y enseñaba a la gente con las palabras y obras, dando el ejemplo personal de la obediencia al Padre Celestial, y del servicio de sacrificio a los demás. Sus discípulos y a los apóstoles para lego el Salvador continuar Su ministerio didáctico: «Id, pues, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, Hijo y el Espíritu Santo, y enséñenles a obedecer todo lo que os he mandado» (Mateo 28:19-20). «Bautizado en el día de Pentecostés, los miembros de la iglesia de Jerusalén perseveraban en la doctrina de los Apóstoles, la comunión fraterna, la fracción del pan y las oraciones» (Hechos 2:42).

El aprendizaje de la fe, esta vinculado con la vida comunitaria, litúrgica y devocional de la Iglesia. En el centro de este aprendizaje – «la Palabra de Dios que es viva y eficaz y más cortante que toda espada de dos filos» (Hebreos 4:12). Y a, como lo demuestra el apóstol Pablo, » mi palabra y mi predicación no están en palabras persuasivas de la sabiduría humana, sino con demostración del espíritu y la fuerza, para que vuestra fe no se fundara en la sabiduría humana sino en el poder de Dios» (1 Co. 2.: 4-5).

El magisterio eclesiástico es conceptualmente más amplio y más profundo que el proceso intelectual de la transmisión y asimilación de conocimientos e información. El enfoque y el significado de la enseñanza eclesiástica es la transfiguración por la gracia de la naturaleza completa del hombre en comunión con Dios y Su Iglesia.

La práctica de la enseñanza espiritual, que se remonta a los tiempos apostólicos, se refleja en la Tradición de la Iglesia, incluyendo los decretos canónicos de los Concilios Ecuménicos y Locales y en la s obras de los santos padres:

• La regla 46 del Consejo de Laodicea determina «la persona bautizada debe estudiar la fe.»

• La regla 78 del VI Concilio Ecuménico confirma esta decisión y le da el carácter eclesiástico global » los que se preparan para el Bautismo, deben estudiar la fe.»

• La regla 47 del Concilio de Laodicea , habla de la necesidad de la catequesis a los que no se les ha enseñado la fe antes del Bautismo: «a los que recibieron el bautismo siendo enfermos, y luego recibieron la salud, corresponde conocer y aprender la fe , ya que les fue concedido el regalo divino .»

• La regla 7 II Concilio Ecuménico prescribe también catecumenizar a los que «se adhieren a la ortodoxia, y a una parte de salvados de los herejes», determinando con esto el modo de catecumenizacion, «y obligamos a permanecer en la iglesia, y oír las Escrituras, y luego los bautizamos.»

Sobre lo mismo hablaba también San Basilio el Grande: «La fe y el bautismo – son dos caminos de salvación, de manera similar el uno al otro y son inseparables. Porque la fe se logra por medio del bautismo, y el bautismo se fundamenta por la fe «(» Sobre el Espíritu Santo «, el capítulo 12).

Esta práctica encuentra también su reflejo en los escritos de los antiguos autores cristianos, los monumentos litúrgico- canónicos y los Servicios Divinos de la iglesia.

Servicio educativo de la iglesia, basado en el magisterio, incluye la catequización y la educación religiosa. Catequesis – es la ayuda a la persona que creyó en Dios en su entrada consciente y responsable en la vida de la Iglesia .La educación religiosa – es la instrucción del cristiano ortodoxo en las verdades de la fe y las normas morales del cristianismo, su familiarización con Escrituras y la Tradición de la Iglesia, incluyendo la vida litúrgica de la Iglesia, con las prácticas de la oración y ascéticas de los Santos Padres.

Este documento, basándose en las Sagradas Escrituras, los decretos de los Concilios Ecuménicos y Locales y los enfoques de la patrística a la catecumenizacion, define las direcciones principales, las formas y el contenido del ministerio educativo de la Iglesia Ortodoxa Rusa.

I. Organización del servicio educativo de la Iglesia

El ministerio de Educación de la Iglesia Ortodoxa Rusa se realiza en los niveles de toda la iglesia, la diócesis, decanatos y parroquias.

I.1. El trabajo educativo en el nivel de toda la iglesia

En el nivel de toda la iglesia, la obra catequética y de educativo-religiosa está a cargo del Departamento sinodal para la Educación Religiosa y Catequesis de la Iglesia Ortodoxa Rusa (en adelante – el Departamento sinodal). es el órgano de coordinación en relación con las instituciones similares que operan en las Iglesias Autónomas, Exarcados, Distritos Metropolitanos y las diócesis.

El Departamento sinodal:

1. Presenta a la consideración de la Sacra Jerarquía los proyectos de documentos normativos que regulan las actividades educativas y de catequesis de la Iglesia Ortodoxa Rusa;

2. Se dirige a los obispos diocesanos y los jefes de los departamentos pertinentes de las diócesis, les dirige sus documentos normativos y materiales metodológicos, solicita la información pertinente;

3. Interactúa con otras estructuras sinodales en asuntos de la organización y coordinación de las actividades educativas y de catequesis;

4. Controla el funcionamiento del sistema de formación del personal para la realización de actividades educativas y de catequesis;

5. Supervisa el estado de las actividades educativas y de catequesis en los niveles de la iglesia en general y diocesano;

6. Realiza apoyo informativo para las actividades educativas y de catequesis;

7. Realiza el análisis de expertos de la literatura educativa, de catequesis, científico-pedagógica, y metodológica, los materiales de audio y video para su uso en la Iglesia Ortodoxa Rusa;

8. Organiza y dirige conferencias educativas, lecturas y concursos.

I.2.Trabajo educativo a nivel diocesano

La dirección general de las unidades diocesanas que operan en el campo de la actividad catequética y educativo-religiosa, lleva a cabo el obispo gobernante. Para la organización de los trabajos pertinentes en la diócesis funciona el Departamento Diocesano del perfil (o funcionario responsable diocesano del perfil), quien en su obra se guia por los documentos normativos generales de la iglesia, las instrucciones del obispo gobernante y recomendaciones del Departamento sinodal para la educación religiosa y la catequesis. Los sueldos de los empleados, los gastos de organización, programas y actividades del departamento del perfil diocesano se costean del presupuesto de la diócesis y los fondos asignados.

Realizando el trabajo organizativo y metodológico en el campo de la catequesis y la educación religiosa, el departamento de perfil diocesano (trabajador responsable de la diócesis):

1. define los métodos y formas de realización de las conversaciones de catequesis y las conversatorios previos al Sacramento de Matrimonio;

2. supervisa el trabajo de los existentes e inicia la creación de nuevos centros espirituales y educativas, cursos de catequesis, escuelas dominicales para niños y adultos, coordina la aplicación de otras formas de actividades espirituales y educativas;

3. supervisa, coordina, controla las actividades de las instituciones educativas ortodoxas (círculos infantiles, escuelas, gimnasios y liceos);

4. celebra conferencias, convenciones, seminarios de temas educativos y de catequesis;

5. presta apoyo metodológico a la aplicación de todas las formas y direcciones de la actividad educativa y de catequesis en la diócesis;

6. interactúa con los órganos de dirección de Estado, instituciones educativas, los medios de comunicación y el público en el ámbito de su competencia;

7. analiza los informes sobre la educación y la catequesis de los decanatos y presenta el informe de resumen aprobado por el obispo diocesano para el Departamento sinodal para la educación religiosa y la catequesis;

8. organiza la formación, reciclaje profesional, la elevación de calificación de personal para la realización de la actividad educativa y catequética, así como la realización de su certificación.

De conformidad con el párrafo 18 de la Definición del Concilio de Obispos de la Iglesia Ortodoxa Rusa (2-4 de febrero de 2011) «Acerca de los asuntos de la vida doméstica y las actividades exteriores de la Iglesia Ortodoxa Rusa», en las diócesis del perfil se puede crear el Consejo de perfil. El Consejo, siendo órgano consultivo, se forma y actúa de conformidad con las Disposición tipo adoptada por el Santo Sínodo.

I.3. El trabajo educativo en el nivel de Decanato

A nivel del decanato la organización general, la coordinación y supervisión de la obra catequética y religiosa y educativa se lleva a cabo bajo la dirección de Decano. La aplicación directa de este trabajo debe ser delegada en el funcionario de plantilla, responsable de la obra catequética y educativa en el Decanato. Responsable de la obra catequética y educativa en el decanato se nombra y se remueve por el Obispo diocesano, previa presentación del Decano, en coordinación con el Presidente del departamento del perfil de la diócesis. Responsable de la obra catequética y educativa en el decanato entra en la plantilla de una de las parroquias en el Decanato con un salario de acuerdo con la plantilla aprobada.. Responsable de la obra catequética y educativa en el decanato se subordina al Decano y coordina sus actividades con el presidente del departamento perfil de la diócesis (el miembro de la Diócesis responsable del perfil). Decano tiene la responsabilidad del cuidado de la recaudación de fondos para los programas especializados y actividades en el decanato.

Responsable de la obra catequética y educativa en el Decanato:

1. interactúa con el departamento diocesano, participa en el panel adjunto al mismo, en las actividades de los decanatos y diócesis en el campo de la educación y la catequesis;

2. lleva a cabo una interacción regular con los catequistas parroquiales, directores de las escuelas dominicales y coordina sus actividades;

3. lleva a cabo una interacción regular con los directores de las instituciones ortodoxas educativos , participan en la representación de sus intereses ante las autoridades estatales y municipales;

4. ayuda a los rectores de las parroquias que no tienen por plantilla el catequista parroquial, en la organización y ejecución de las actividades de catequesis en los ámbitos especificados en el párrafo 1.4;

5. organiza actividades en el campo de la educación y la catequesis en la dimensión del decanato;

6. analiza los informes parroquiales sobre la catequesis y las actividades de las escuelas dominicales;

7. realiza el plan de trabajo anual y el informe anual sobre las actividades de la forma correcta, los concilia con el departamento diocesano del perfil (empleado diocesano responsable) y los aprueba con el Decano;

8. aumenta de forma regular su calificación en los cursos de superación diocesanos o generales de Iglesia

I.4. El trabajo educativo en el nivel de la parroquia

A nivel parroquial, la organización general, coordinación y supervisión de la obra catequética y religiosa y educativa están dentro de la competencia del abad. Atención a este trabajo debe ser delegada en el personal del catequista parroquial en las parroquias donde hay una posibilidad de crear este puesto. La decisión de liberar a la parroquia de la necesidad de contar con este puesto en plantilla toma el decano por la propuesta del abad con el informe posterior al obispo diocesano. Tal decisión puede ser tomada en relación con las congregaciones pequeñas, situadas mayoritariamente en las zonas rurales y pequeñas ciudades.

Las actividades de la escuela dominical para niños con la bendición del abad organiza el director de escuela dominical.

Con la bendición del abad de la parroquia la actividad catequética pueden ejercer los clérigos de la parroquia, estudiantes y egresados de las escuelas de teología y centros de enseñanza del perfil, así como los laicos que han recibido una formación adecuada y la cualificación de catequista. En este caso la actividad de los laicos en la catequesis no debe sustituir ministerio pastoral del clérigo y su dirección espiritual.

El catequista parroquial y el director de la Escuela dominical serán nombrados y cesados por el abad, se incorporan a la plantilla con un salario de acuerdo la plantilla aprobada, se subordinan abad y coordinan sus actividades con el presidente del departamento del perfil de la diócesis (un miembro responsable del perfil de la Diócesis) y con el responsable de la catequesis y labor docente-religiosa en el Decanato.

Programas y actividades apropiados de la parroquia se pagan de los fondos de la parroquia y los fondos prestados.

El catequista parroquial organiza o lleva a cabo:

1. charlas de catequesis antes del sacramento del bautismo con los adultos, los niños de la edad de la razón, los padres y los beneficiarios de los niños pequeños, así como conversatorios con personas que deseen contraer matrimonio, estas conversaciones complementan la comunicación personal pastoral con los que se preparan para recibir los sacramentos;

2. clases en la escuela dominical para adultos con el fin de ampliar los conocimientos de los feligreses y personal de la parroquia sobre los fundamentos de la fe ortodoxa;

3. Las conversaciones bíblicas ( evangélicas), discusiones sobre temas de culto;

4.el trabajo del el servicio de la consulta de la parroquia en los fundamentos de la Fe Ortodoxa, la vida de la iglesia, la ética ortodoxos y normas de conducta en el templo;

5. el trabajo espiritual y educativo durante las peregrinaciones organizadas por la parroquia;

6. el desarrollo y la distribución de folletos catequéticos para las fiestas ortodoxas, los domingos, los días de conmemoración de los difuntos, las fechas históricas del templo.

El catequista parroquial:

1. lleva a cabo una interacción regular con el vicedecano de la catequesis y el departamento especializado de la diócesis (empleado diocesano responsable);

2.con la bendición del abad, participa en las actividades de la orientación catequética del Decanato y de la diócesis;

3. compone el plan de trabajo anual y el informe anual sobre las actividades, los aprueba con decano y los presenta al vicedecano de catequesis.

4. eleva sistemáticamente su calificación, en particular en los cursos de superación diocesanos.

II. Dirección, las formas y el contenido del ministerio educativo de la Iglesia

II.1. Catecumenizacion.

Catecumenizacion – una colección de conversatorios y orientaciones para los que se preparan el Santo Bautismo. La catecumenizacion deben pasar todos los adultos y niños mayores de 7 años de edad, dispuestos a tomar el Sacramento del Bautismo.

Es inaceptable el ejercicio del Sacramento del Bautismo con los adultos que, sin saber los fundamentos de la fe, se niegan a prepararse para participar en el Sacramento.

Las condiciones necesarias para la comisión del Sacramento del Bautismo son la fe ortodoxa (Marcos 16:16) y el arrepentimiento (Hechos 2:38) de los que deseen ser bautizados.

La fe de los catecúmenos debe ser expresada en la confesión de Jesucristo como verdadero Dios y Salvador, la firme determinación de vivir de acuerdo a las enseñanzas de la Iglesia y la Palabra de Dios, en la confesión del Credo. Sacramento del bautismo no puede ser cometido con una persona, que niega las verdades fundamentales de la fe ortodoxa y la moral cristiana. Para participar en el Sacramento del Bautismo no pueden ser admitidas las personas que quieren ser bautizados por razones supersticiosas.

En este caso, se recomienda posponer la comisión del sacramento del bautismo hasta el momento que la persona tome conciencia del verdadero significado de este Sacramento.

En cada caso concreto, la duración y el volumen de la catecumenizacion deben ser determinados por un clérigo o laico catequista, con amor y sentido común.

Catecumenizacion de los adultos incluye varios conversatorios, incluyendo un estudio del Credo, los lugares seleccionados de la Escritura, los cimientos de la moral cristiana, incluidos los conceptos de pecado y la virtud, una introducción a la vida litúrgica de la Iglesia.

Ante la falta de oportunidades o condiciones para Catecumenizacion deben de cumplirse los siguientes requisitos mínimos:

• Se debe realizar por lo menos dos charlas de catequesis sobre los conceptos básicos de la moral cristiana, la fe ortodoxa y la vida de la iglesia. En la primera charla se debe prestar especial atención a la aclaración de los motivos que condujeron a la persona a dirigirse a la iglesia pidiendo el Bautismo, la ayuda para su conocimiento del significado de los sacramentos cristianos, respuestas a las preguntas y la instrucción inicial en la fe. En la segunda entrevista a los catecúmenos se les debe enseñar la instrucción general de la fe y la vida cristianas a través de la interpretación del Credo y los mandamientos bíblicos básicos. Catequista debe enfocar la atención del catecúmeno en la necesidad de cambiar sus vida de acuerdo con el Evangelio de Cristo, y para verificar la exactitud de su asimilación de las verdades básicas de la fe ortodoxa de Dios, mundo y del hombre.

. Después de la segunda charla de catequesis, o inmediatamente antes de la comisión del Sacramento del Bautismo el sacerdote debe hacer una conversación sobre penitencia y confesión, que tiene como objetivo la comprensión y la confesión de sus pecados por el bautizado y su afirmación en la buena intención de abandonarlos y empezar una nueva vida en obediencia a Dios y Su Iglesia.

En el caso del bautismo de las personas que están enfermas o en peligro para la vida la catecumenizacion debe ser efectuada después del Bautismo, tan pronto como sea posible.

Cuando se realiza el sacramento del bautismo de infantes y niños menores de 7 años hay que recordar que el bautismo de los niños tiene lugar en la Iglesia por la fe de sus padres y padrinos.

En este caso, la preparación catequética mínima deben pasar tanto los padres y los beneficiarios, excepto cuando estén instruidos en los fundamentos de la fe y participan en la vida de la iglesia. Charlas de catequesis con los padres y los beneficiarios de los mismos debe hacerse por adelantado y aparte del Sacramento del Bautismo. Es conveniente alentar a los padres y los padrinos a prepararse para la participación en el Bautismo de sus hijos por el medio de su la participación personal en los Sacramentos de la Penitencia y la Eucaristía.

A la percepción del bautismo como el hecho más importante en la vida de la persona significativo para la comunidad de la iglesia, contribuirá la preparación adecuada para la adopción del Sacramento, el renacimiento de la antigua práctica de realizarlo en la presencia y con la participación de la parroquia junto con la Sagrada Eucaristía en el Sábado Santo, la víspera de Navidad y la Epifanía.

II.2. La educación espiritual de los bautizados

Una parte integral de la vida parroquial deben ser las conversaciones y clases sistemáticas espirituales y educativas, que podrán realizarse en la forma de la escuela dominical o en otras formas. Una forma más sofisticada y eficaz de los programas sistemáticos de educación espiritual de los laicos son los cursos de teología que se pueden organizar en una de las parroquias más grandes y llevar a cabo sus actividades dentro de la ciudad, decanato o de la diócesis.

En este sentido, una de las direcciones de desarrollo del ministerio catequético en el nivel de la parroquia, decanato y la diócesis debe ser la creación y el mantenimiento de los recursos de información en el espacio de Internet, la organización de las bibliotecas públicas y mediatecas, publicación y difusión de la literatura espiritual y educativa.

Es necesario de ampliar la práctica de estudio de la Sagrada Escritura en las parroquias en la forma de las conversaciones y los círculos de estudio bíblico. Estudio de la Biblia y la discusión en pequeños grupos dirigidos por un sacerdote o catequista, laicos feligreses deben ayudar a comprender mejor la Palabra de Dios y dejarse guiar por ella en su vida, y para promover la reactivación y el desarrollo de las comunidades eclesiástico- parroquiales. También debe llevarse a cabo las conversaciones con los feligreses aparte de los Servicios Divinos dedicadas al estudio de los Sacramentos y ritos de la Iglesia Ortodoxa.

En las parroquias grandes se recomienda crear los servicios de consulta en asuntos de la fe ortodoxa y la vida de la iglesia, llamando para este ministerio tanto a los clérigos como a los laicos espiritualmente iluminados. La experiencia moderna de la vida parroquial-eclesiástica demuestra la eficacia de las conversaciones individuales educativas que requieren las personas no religiosas que visitan a Iglesia. Requieren un cuidado especial las personas que vinieron a la iglesia a causa de la desgracia sufrida. En los templos se recomienda colocar los murales con la información educativa y espiritual, publicar y distribuir materiales públicos misioneros, catequéticos, espirituales y educativos.

El objeto de especial cuidado pastoral de los rectores de las parroquias debe ser la elevación del l nivel de alfabetización eclesiástica de los empleados del templo, así como la preocupación por su perfección espiritual y moral. Se recomienda organizar para ellos las charlas espirituales y educativas acorde a las especificidades de sus servicios, alentarlos a obtener una educación eclesiástica, para controlar su actitud hacia los feligreses. Una de las formas importantes de la vida de la iglesia moderna son las peregrinaciones. Rectores de las parroquias, el personal de los servicios de peregrinos y laicos responsables debe de tener en cuenta que las actividades de excursión y peregrinación tiene un gran potencial espiritual y educativo, que debe ser utilizado correctamente para predicar la Palabra de Dios y las instrucciones de los peregrinos en la fe ortodoxa.

La forma principal de la educación ortodoxa espiritual y moral y de la catequesis de los niños y los adolescentes son las escuelas eclesiástico-parroquiales (dominicales).

La actividad de las escuelas parroquiales esta orientada a la familiarización eclesiástica plena de los niños y jóvenes, a la asimilación por los estudiantes de las normas morales cristianas y a su incorporación activa en la vida de la iglesia. Para lograr este objetivo, junto con el proceso educativo se debe dar una atención considerable a la organización de actividades extracurriculares escuelas parroquiales: peregrinaciones, campamentos de verano, la participación en las procesiones, la preparación de los espectáculos navideños y pascuales, el canto coral y la creación artística, la participación de niños y adolescentes en el servicio social de la parroquia

El rector de la parroquia debe tener una especial preocupación por elevar el nivel de conocimientos teológicos y pedagógicos de los profesores, tutores y jefes de escuelas parroquiales de la Iglesia.

La actual crisis de la familia y de los valores tradicionales de la familia alienta a la Iglesia a prestar especial atención a la preparación de los fieles para el Sacramento del Matrimonio y de la labor espiritual y educativa con la familia.

Debido a que la mayoría de los que entran en el matrimonio eclesiástico no están familiarizados con la iglesia, se presenta necesario establecer los conversatorios preparativos obligatorios, durante los cuales un sacerdote o un laico catequista debe explicar la importancia y la responsabilidad de la decisión que están tomando , abrir una comprensión cristiana del amor entre un hombre y una mujer, para explicar el significado y la el valor de la vida familiar a la luz de la Escritura y la doctrina ortodoxa de la salvación.

Cuidado ecclesiastico sobre la familia debe consistir en la preparación de los jóvenes para el matrimonio y en el apoyo espiritual a la familia después de su creación.

***

De gran importancia es la colocación y distribución de información educativa y espiritual en las maternidades y clínicas de maternidad, la celebración de conversaciones de catequesis sobre el sentido cristiano del amor y el matrimonio con estudiantes los preuniversitarios, de las escuelas medias de la enseñanza profesional y centros de enseñanza superior. Una dirección importante en el desarrollo de las actividades espirituales y educativas de la Iglesia es la creación y organización de las diversas formas de las consultas ortodoxas en asuntos de la familia y el matrimonio.

***

La Iglesia Ortodoxa tiene una rica y variada experiencia en la educación, basada en la Escritura y la tradición patrística. El mundo moderno, que está experimentando un estado de crisis espiritual y moral, necesita desesperadamente de un testimonio cristiano vivo vida sobre la Iglesia, que realiza un «culto racional» (Romanos 12:1)a Dios y enseña a cada hombre a adorarle «en espíritu y verdad» (Juan 4: 24). La vida exige insistentemente en la actualización de la experiencia acumulada de siglos de servicio educativo agraciado y en su uso educativo y creativo en nuestro tiempo. «Jesucristo ayer, hoy y por los siglos es el mismo» (Hebreos 13:8), Él es «el Camino, la Verdad y la Vida» (Juan 14:6) para las personas de todas las edades, culturas y pueblos. Hoy en día, como antes, el Señor está llamando a Su iglesia para hacer celosamente «el servicio de la palabra» (Hechos 6:4), para ayudar al hombre moderno a encontrar su camino hacia Dios, de conocer la verdad y obtener la vida eterna en el Reino de Dios.

 

 

Опубликовать в Facebook
Опубликовать в Google Plus
Опубликовать в LiveJournal
Опубликовать в Мой Мир
Опубликовать в Одноклассники
Опубликовать в Яндекс
Esta entrada fue publicada en Noticias. Marcar el permalink.

Comments are closed.